Estas son las edades que recomendamos para el consumo de cada videojuego. Los parámetros que se tienen en cuenta son similares a los de mecanismos reguladores reconocidos como el PEGI.

Videojuego apropiado para niños pequeños. No requiere habilidades de lectura ni escritura.

Videojuego apropiado para niños con destrezas de lectura, escritura y cálculo elemental. No contiene violencia ni requiere conocimientos avanzados.

Videojuego complejo. Puede contener mensajes fuertes. Requiere de habilidades y competencias avanzadas.

Videojuego apropiado para adolescentes. Puede contener violencia moderada. Requiere destrezas y habilidades avanzadas.